Andrey Quintana: arte para la reflexión y la conciencia

Andrey Quintana: arte para la reflexión y la conciencia

A la altura de la década del 60 del pasado siglo, el mundo experimentó un cambio o corte radical. La era posindustrial marcó un hito para la sociedad y la economía debido a los avances tecnológicos que se vaticinaban. Mientras tanto el hombre, como ente individual, se redimía bajo una falsa coraza que llegó a neutralizar el desarrollo del pensamiento. Por otra parte, la proliferación de los medios de comunicación masivos, la publicidad y el ocio de manera general provocó una desconexión del espacio y lugar en la psiquis de las personas. En el arte fue la época marcada por la estética pop, donde se produjeron obras que a simple vista parecían ilustraciones de historietas, pero que discursaban sobre un mundo caótico a través de sendos recursos expresivos cual tiras de comics.

Andrey Quintana: arte para la reflexión y la concienciaandrey-quintana-1.jpgSin embargo, en medio de todo este desarrollo que florecía, cada vez más aumentaban las desavenencias políticas y las diferencias de clases… paulatinamente se desvanecían los valores fundamentos que habían imperado en la sociedad moderna.

Varias décadas han trascurrido y continúan los debates sobre los problemas que afronta el sujeto. Con un llamado de atención incisivo y muy serio, se estimula la reflexión a través de las propuestas creativas más diversas. Confrontar al espectador con obras que polemicen sobre las contradicciones actuales persiste como meta para muchos autores.

En el panorama del arte cubano contemporáneo sobresale un artista cuyo leit motiv recae en denunciar las circunstancias negativas que enfrenta la sociedad, desde un punto de vista y una estética propios. Andrey Quintana es un joven pintor de formación académica, que, desde el inicio de su trayectoria, se siente atraído por el tema de la guerra, los conflictos bélicos y la muerte producto de la violencia global: patrones que le confieren una cualidad única a su quehacer artístico. Así, su obra manifiesta un marcado carácter autorreferencial, estrechamente vinculado al crecimiento personal que ha experimentado con el devenir de los años.

Andrey Quintana: arte para la reflexión y la concienciaandrey-quintana-2.jpgEn su arte, la inclinación por los presupuestos del pop art se evidencia, en primera instancia, por el lenguaje formal, dado por el empleo de los colores y la utilización de elementos como la grajea. Por otra parte, el discurso pop está presente en los valores conceptuales y las lecturas subyacentes en sus piezas, que buscan despertar al público de su aparente inercia ante la crisis y desmanes de la sociedad actual.

Numerosas series pictóricas conforman su producción, en las que confluye su postura como sujeto individual. Al dialogar con el pintor declara “estar a favor de la preservación de la vida y el derecho universal de los seres vivos a la misma”.

“… ¿Cómo unos pocos con poder deciden nuestro destino, si vivimos o morimos?”, se pregunta.

Estas inquietudes se mantienen latentes para Andrey y constituyen punto de partida para desarrollar su proceso de creación; cuestiones que se evidencian en sus secuencias artísticas. Entre ellas se destacan por sus valores intrínsecos Exacerbación (2013), Sobrevuelos (2014), Detonaciones (2014-2015), Alive (2016-2017) y Bombing (2017).

De igual forma sucede con una serie comenzada en 2015, aún en ejecutoria: un Work in progress titulado Animales en expansión. En esta, la experimentación con la técnica es crucial, a la vez que conlleva un trasfondo de índole conceptual. El empleo de jeringuillas para producir el efecto visual deseado deviene una crítica a los mecanismos de poder. Al decir del autor “la jeringuilla como instrumento médico sirve para tratar y curar enfermedades y en mi obra es un medio para tratar los problemas de un mundo enfermo”.

Andrey Quintana: arte para la reflexión y la concienciaPartiendo de esta noción, el artista aborda la problemática ecológica y medio ambiental cual denuncia desde el recurso expresivo. Satiriza los conflictos globales y todo lo que conlleva con un sutil acto paródico. Atraviesa al mundo rodeado de caos y degeneración con su apuesta por la existencia misma. Las piezas que conforman esta serie son símbolos de vitalidad, desde el propio título de la misma: Animales en expansión en lugar de Animales en extinción. Su propuesta aboga por lo hermoso del ser y estar… la belleza de la vida. Es por ello que las especies de la fauna que representa están cargadas de energía, reforzado por el empleo de matices brillantes y potentes de pintura acrílica que destellan luz sobre lienzos de notables dimensiones.

Andrey comunica con sus obras. En él persiste la intención de dialogar con el espectador, de trastocar la conciencia colectiva de la que también forma parte. Su intención: expresar con su arte las preocupaciones que como sujeto le atañen; sus obras: un compromiso latente en tiempos que requieren reflexión y conciencia

Advertisement