La Habana entre estatuas vivientes

 La Habana entre estatuas vivientes

La Habana es una ciudad en movimiento, la gente caminando aprisa, vendedores callejeros y transeúntes riendo y hablando; las calles siempre en bullicio. La Habana nunca duerme, continúa estando llena de actividad 500 años después de su fundación.

Entre este apuro y trajín, la casi mágica quietud de las estatuas vivientes (artistas callejeros) invita a la gente a detenerse un momento, congelar el tiempo y viajar atrás en la historia.

“Cada día llevamos un nuevo mensaje de arte urbano, siempre tratando de combinar diversión con historia o comunicando un nuevo mensaje al público”, dijo a CubaPlus Latinos Alberto Sánchez, autor del Proyecto Viviente Revolución.

 

La Habana entre estatuas vivientesDe acuerdo con la artista callejera Arigneyis Cruz, la iniciativa apunta a rescatar la herencia de la ciudad, los personajes históricos revividos en los parques, los jardines y todo el medio ambiente de La Habana Vieja.

En la sección más antigua de la urbe, las estatuas vivientes toman a los visitantes por sorpresa, con un súbito movimiento.

La concentración, horas de estudio y disciplina son algunos de los ingredientes de la fórmula mágica detrás de cada artista callejero. Algunos transeúntes se asombran, muchos hacen chistes y otros les dan propinas. David Ronco confesó que tiene la buena fortuna de siempre tomar por sorpresa a alguien. “Muchas personas piensan que somos estatuas de verdad”, expresó.

“Yo represento personajes, incluyendo la Dama de la Fortuna. Y llevo mensajes de paz, felicidad, fe y esperanza…”, dijo Cruz.

Artistas verdaderos están bajo la piel de las estatuas vivientes. Son hombres y mujeres que parecen desafiar las leyes de la naturaleza, permaneciendo quietos. Cada uno transmite una historia. Su vestuario, maquillaje y los lentos movimientos son todo parte de una atmósfera que recuerda un viaje por el tiempo, rescatando memorias que quedaron en el olvido. La Habana es una ciudad en movimiento.

La quietud de las estatuas humanas representa un maravilloso contraste. Cada personaje es el resultado de la imaginación y creatividad del artista. Ellos parecen estar hechos de piedra, estaño o bronce, pero, si se les mira con detenimiento, representan la vida, la historia, el arte y también La Habana.

 

 

Advertisement