Déborah Andollo: Temeraria y optimista

Déborah Andollo: Temeraria y optimista

Deportes

Por Lemay Padrón Oliveros / Fotos: Cortesía Déborah Andollo

Déborah lanza unas monedas a las profundidades del océano para invocar la protección de Yemayá, la deidad afrocubana de los mares. Pide en silencio que le deje penetrar en sus dominios y regresar victoriosa. Toma varias bocanadas de aire hasta que con la mayor decide iniciar la inmersión, en busca de una nueva marca mundial.

Así fue la rutina competitiva de esta mujer que comenzó a nadar a los cuatro años y con 11 comenzó en el nado sincronizado, quizás predestinada para el Gran Azul, porque nació en el Hospital Naval, en el este de la capital cubana, desde cuyos balcones se aprecia la belleza del océano Atlántico.

Déborah Andollo: Temeraria y optimista

Doce años estuvo en el nado sincronizado, hasta el verano de 1991, pero apenas unos meses después ya practicaba el inmersionismo, algo que le pasaba por la cabeza desde sus tiempos de atleta.

Comenzó a entrenar en las profundidades en febrero de 1992, aprovechando su capacidad pulmonar cercana a los seis litros, y ya en mayo llevaba a los libros de récords su primera plusmarca del orbe.

De ahí en adelante llegaron otras hasta totalizar 16 en todas las modalidades de la apnea, pero su preferida es la de 74 metros a puro pulmón, que ha constituido la cota tanto para hombres como para mujeres.

Déborah Andollo es la presidenta de la Federación Cubana de Actividades Subacuáticas (FCAS) desde su constitución, en febrero de 2006, y titular en la Zona América de la Confederación Mundial de Actividades Subacuáticas (CMAS). Al respecto señaló:

“Hay muchos deseos de hacer cosas, pero nos falta apoyo, casi todo se ha hecho gracias al esfuerzo y la dedicación de los atletas y entrenadores. Tenemos los conocimientos y el personal adecuado, pero se trata de un deporte muy costoso. Cuando yo competía tenía mucho más apoyo”.

Durante su etapa de apneísta conoció muchos parajes hermosos del mar cubano, y según ella le falta por visitar un sitio muy atractivo en Cayo Esquivel, Villa Clara, y el Banco de Jagua, en Cienfuegos, pero se considera muy afortunada por haber estado en otros tan impresionantes como Cayo Largo del Sur y Jardines de la Reina: “Allí he vivido experiencias muy intensas por la belleza del ecosistema y la gente que trabaja en esos lugares”.

Déborah Andollo: Temeraria y optimista

Del mundo, sueña con sumergirse en las aguas del balneario egipcio de Sharm El Shaik, o en otros majestuosos escenarios del mar Rojo. No obstante, para todos los que quieran iniciarse en la disciplina tiene un consejo muy importante:

“Es muy peligroso bucear solo, es una forma irresponsable de hacerlo, porque el mar guarda muchos peligros y la mejor forma es comenzar a practicar el buceo por la protección de nosotros mismos. Los accidentes fatales en esta disciplina han ocurrido precisamente cuando los atletas se arriesgan sin un sistema de seguridad adecuado. Estoy segura que de tener todas las condiciones nadie hubiera fallecido”.

Otro aspecto importante en su vida actual es la labor ecologista, que comienza desde el hogar: “Como pescado, pero mi sensibilidad me impide pescar, sufro mucho cuando veo la caza submarina. Tengo siete perros satos en casa y ya tengo problemas porque no cuento con todo el tiempo para atenderlos. Mi vida siempre ha estado rodeada de animales y plantas”.

¿Se considera Déborah una persona temeraria? “Sí me considero una persona temeraria, tanto en la vida como en el deporte. Esto viene desde temprana edad. Creo que la atracción por el mar fue siempre más fuerte que el miedo. Recuerdo dos veces que casi me ahogo y me sacaron exhausta. Yo intentaba seguir a mi papá mar adentro; o me hundía o me hincaba los pies con los erizos, pero volvía a intentarlo una y otra vez”.

¿Y optimista? “Constantemente una está asumiendo retos, y si no fuera arriesgada, y a la vez optimista, no me hubiera planteado muchas de las metas que he conseguido como atleta y al frente de la FCAS. Definitivamente la derrota no está en mi vocabulario”.

Palmarés de Déborah Andollo: Nombre completo: Déborah Andollo López Fecha de nacimiento: 9 de mayo de 1967 Altura: 1.63 metros Capacidad pulmonar: 6 litros Inmersión estática: 06.04 minutos Inmersión en movimiento: 04.05 minutos Récords mundiales de inmersión: 50 metros, cuerpo libre, Varadero, Cuba, mayo de 1992 60 metros, lastre constante, Isla de la Juventud, Cuba, noviembre de 1992 52 metros, cuerpo libre, Varadero, Cuba, mayo de 1993 61 metros, lastre constante, Cayo Largo, Cuba, junio de 1993 80 metros, lastre variable reglamentado, Isla de la Juventud, Cuba, febrero de 1994 60 metros, cuerpo libre, Isla de la Juventud, Cuba, mayo de 1994 85 metros, lastre variable, Isla de la Juventud, Cuba, noviembre de 1995 110 metros, no limits, Isla de la Juventud, Cuba, mayo de 1996 62 metros, lastre constante, Cerdeña, Italia, octubre de 1996 90 metros, lastre variable reglamentado, Cerdeña, Italia, julio de 1997 65 metros, lastre constante, Isla de la Juventud, Cuba, diciembre de 1997 95 metros, lastre variable, Parghelia, Italia, julio de 2000 115 metros, no limits, Parghelia, Italia, julio de 2000 100 metros, lastre variable, Isla de Giglio, Italia, julio de 2002 Récord mundial absoluto: 74 metros, cuerpo libre, Isla de la Juventud, Cuba, julio de 2001