ECHEVARRÍA: un astro de Cuba para iluminar el mundo

ECHEVARRÍA: un astro de Cuba para iluminar el mundo

Deportes

Por Jhonah Díaz González / Fotos: José (Tito) Meriño

Rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, Juan Miguel Echevarría luce como una de las estrellas de la delegación de Cuba. Su mística contagia y la seguridad que desprende invita a soñar con una medalla de oro en la magna cita prevista para el próximo verano.

A pesar de su corta edad —solo tiene 22 años—, el propio ecosistema del atletismo observa su figura con sobrada atención. Incluso, no pocos especialistas repiten hasta la saciedad que es el indicado para romper la barrera de los nueve metros en la modalidad de longitud.

Para ilustrar el panorama toca mencionar que Echevarría sacó a relucir sus aptitudes y dominó invicto el Tour Mundial 2021 en sala techada de la World Athletics. Sus tres presentaciones las cambió por victorias: 8.18 en Karlsruhe (Alemania), 8.25 en Lievin (Francia) y 8.14 en Madrid (España).

Así, el exponente de la mayor de las Antillas repitió su liderazgo de 2020 en el circuito del orbe organizado por la Federación Internacional del Deporte, tras aventajar en el ranking al griego Miltiadis Tentoglou y al alemán Thobias Montler, segundo y tercero, respectivamente.

ECHEVARRÍA: un astro de Cuba para iluminar el mundo

Pero eso no es todo: el titular universal indoor de Birmingham 2018 tomó el curso invernal para optimizar algunos cambios técnicos. Junto a su entrenador Daniel Osorio, el antillano intenta rozar la perfección en pos de aterrizar lo más preparado posible en la capital de Japón.

Ni Echevarría ni Osorio desean dejar huecos en su accionar competitivo y mucho menos que suceda algo similar a lo ocurrido en Doha 2019, cuando el jamaicano Tajay Gayle sorprendió a propios y ajenos a la disciplina, y con un brinco de 8.69 metros dejó sin respuesta a todos sus rivales, incluido el cubano, quien cerró en la tercera posición.

Debido a ello, la meta es estabilizar secuencias de alto rango y borrar cualquier detalle negativo que pueda interponerse en su camino hacia el ansiado título en la justa bajo los cinco aros, programada ahora del 23 de julio al 8 de agosto. Sin dudas, como si fuera una cruz sobre sus hombros, Echevarría deberá cargar con el cartel de favorito y será uno de los rostros más visibles del atletismo cubano, que igualmente coloca sus esperanzas en figuras como las discóbolas Yaimé Pérez y Denia Caballero, sin obviar a la pertiguista Yarisley Silva.

Y aunque con menos opciones, tampoco se pueden desechar los nombres del saltador de altura Luis Enrique Zayas, los triplistas Liadagmis Povea y Jordan Díaz, y el atleta de longitud Maikel Massó, cuya juventud y talento colman de ilusiones a los amantes de la disciplina.

Hace cinco años en Río de Janeiro 2016, Cuba estuvo algo distante de sus reales posibilidades, al solo conquistar la presea bronceada de Caballero. Esta es una de las razones por la cual su preselección olímpica trabaja con ahínco. La misión, repiten, es sacarse esa espina y retornar a lo más alto del podio de premiaciones.