Un pescador de altura

Un pescador de altura

Deportes

Por Mercy Ramos / Fotos: Cortesía de Martin Arostegui

Con 420 récords mundiales de pesca, el doctor Martin Arostegui es todo un experto en ese deporte, al cual le ha dedicado casi sus más de seis décadas de vida.

Un pescador de altura

Conversar con Martin Arostegui es sumamente interesante, pues al hablar de la pesca lo hace con tal pasión que contagia a sus interlocutores. Médico de profesión y pescador por afición, este hombre conoció la pesca casi desde la cuna, pues con apenas tres años de edad capturó su primer pez; un ronco pequeñísimo, que por supuesto, saltó inmediatamente de sus manos para volver a las azules aguas del malecón habanero.

“Mi niñez, cuenta Arostegui, transcurrió entre anzuelos y peces pues, incluso, escapaba de mi casa e iba al malecón y allí pasaba las tardes con los pescadores, quienes me enseñaban a pescar.

“En 1960 emigré a Estados Unidos, donde estudié hasta graduarme de médico, pero en esos años apenas tuve tiempo para dedicarle a la pesca. Sin embargo, al graduarme ya pude tener más posibilidades de practicar mi gran pasión: la pesca deportiva”.

Ya en Estados Unidos, el Doctor Arostegui se hizo miembro de un club de pesca, similar a la Federación de Pesca Deportiva de Cuba, y allí pudo conocer muy bien el sistema de pesca mosca.

Un pescador de altura

“Ostento, 420 récords mundiales de pesca en diferentes especies, algunos de los cuales son de tiburones. El mayor tiburón que se ha pescado en el mundo, y que es además el pez más grande históricamente, lo capturé alrededor del año 2006, de 385 libras, con mosca con hilo de 16 libras”.

“Fue muy emocionante, contó con la mirada iluminada por el recuerdo, pues lo trasladamos vivo en el barco hasta Cayo Hueso, donde fue debidamente certificado y después liberado para que siguiera viviendo en su hábitat natural”.

Otra de las pasiones del experimentado pescador es la de la captura en agua dulce. “En el Amazonas también registré un récord, que obtuve con un pavón (tucunare) —solo habita en Suramérica— de 15 libras, capturado con mosca con hilo de cuatro libras”, explicó.

Un pescador de altura

Para el Doctor Arostegui, quien ya se jubiló como médico y se dedica enteramente a la pesca deportiva, es de suma importancia la preservación de las especies, de ahí que emplee gran parte de su tiempo como miembro de la Asociación Internacional de Pesca Deportiva (IGFA, por sus siglas en inglés), a impartir conferencias sobre la forma más adecuada de pescar y luego devolver la presa a su hábitat.

Martin Arostegui ha participado en varios torneos internacionalesde la pesca de la aguja Ernest Hemingway, los cuales considera de suma importancia, pero en esta ocasión asistió invitado a impartir charlas acerca de la utilización del anzuelo circular, con el cual el pez capturado mantiene su vida, lo que contribuye a la preservación de las especies.

“Considero de gran importancia transmitir a los niños y jóvenes la pasión por la pesca, pues es una actividad recreativa muy sana, pero siempre cuidando la vida de los peces, porque la actividad más importante que tiene hoy la pesca es ayudar a conservar las especies como legado a las generaciones futuras” dijo finalmente.