CECMED

Una Cuaresma para comérsela

Una Cuaresma para comérsela

El pasado 14 de febrero, además de celebrar el amor y la amistad, fue también Miércoles de Cenizas, inicio oficial de la Cuaresma cristiana. Este período alude a los 40 días que pasó Jesús en el desierto antes de emprender su misión, o los 40 días que duró el diluvio, o los 40 años que duró el Éxodo judío… Como sea, religiosos y ateos comprenden el simbolismo de una celebración que invita al recogimiento y ayuno, aunque tampoco uno tiene que pasar hambre. De hecho, la Cuaresma tiene su gastronomía típica, pero antes, un poco de historia…

20170223-fasting.jpg

En la fase primitiva del cristianismo, la Cuaresma no tenía un día fijo, hasta que en el siglo IV fue establecido que durara 40 días, esto es, las seis semanas previas al Domingo de Pascua. Católicos, ortodoxos, anglicanos, protestantes y evangelistas hacen penitencia desde el Miércoles de Ceniza con una cruz en la frente, aunque la liturgia ha perdido rigor y la abstinencia es relativa: el ayuno consiste en un desayuno ligero y una comida importante.

¿Qué se comía en Cuaresma? Pescado, principalmente bacalao, sardinas y arenques. También legumbres, huevos, verduras, potajes, guisos, y muchos dulces: la repostería de Cuaresma da para varios tomos, entre torrijas, hornazos, monas de Pascua, pestiños, flores de sartén, leche frita, buñuelos, gañotes, cortadillos sefardís, bollos de Semana Santa, brazo gitano, rosquetes de miel, roscos fritos, tortas de aceite, canutos, tirabuzones, entre otros…

En Cuba no somos mucho de seguir mandamientos a la hora de comer, pero en 1956, las cocineras Nitza Villapol y Martha Martínez publicaron en su libro “Cocina al minuto” la receta de los Panecitos de Cuaresma, originarios de Inglaterra y que, al parecer, eran muy populares en nuestro país por aquel entonces… Para los lectores de CubaPLUS, aquí les va la receta para que disfruten un postre, nunca mejor dicho, como Dios manda…

pan-de-cuaresma.jpg

Ingredientes

  • 1 sobre de levadura seca
  • 1/8 libra de Mantequilla
  • ¼ taza de agua tibia
  • ½ taza de leche
  • ½ taza de harina
  • ½ cucharadita de canela
  • ¼ taza de azúcar
  • ¼ cucharadita de nuez moscada
  • 1 cucharadita de sal
  • ½ taza de pasas
  • 1 huevo
  • ¼ taza de nueves (o almendras) picadas

 Añada a la levadura, el agua y la leche tibia. Déjelo reposar cinco minutos. Añada el azúcar y la sal. Bátalo todo con la mantequilla y el huevo. Vierta esta mezcla en un “bowl” grande. Agregue la harina cernida con la canela, la nuez moscada, las pasas y las nueces. Bátalo fuertemente con una paleta de madera durante 2 minutos. Cubra el recipiente con un paño húmedo y que repose hora y media donde no le dé el aire. Bátalo nuevamente y viértalo hasta la mitad en moldes de panqué engrasados con mantequilla. Cúbralos de nuevo con el paño húmedo y déjelos reposar 30 minutos. Hornéelos por media hora a 175° Celsius durante unos 30 minutos. Hágales una cruz glaseada antes de servirlos. Amen…

 

 

 

 

Advertisement
Catalogo de arte