Belleza y colorido de las aves: el pavo real

Belleza y colorido de las aves: el pavo real

Medio Ambiente

Por Sandra Portilla

Los pavos reales, pertenecientes a la familia de las Phaisanidae, son aves grandes y muy coloridas (sobre todo azules y verdes) conocidas por su iridiscente cola. Esta llamativa cola, que es el 60 % del cuerpo del animal, luce un ocelo (“ojo”) con variedades de azul, dorado, rojo y otras tonalidades.

Son aves grandes: los machos pueden llegar a medir 105 centímetros de largo, más de 200 si incluimos la larga cola en abanico, y pueden alcanzar de 4 a 6 kg de peso. Las hembras son algo más pequeñas, alcanzan los 95 cm de largo y los 3 o 4 kg de peso.

El macho es más vistoso que la hembra, tiene la cabeza y cuello azul iridiscente con dos franjas blancas sin plumas alrededor de los ojos y un copete de plumas azules en lo alto de la cabeza. Las alas muestran un diseño de barras blancas y negras y la falsa cola en forma de abanico es dorada con ocelos multicolores. La hembra, más discreta, presenta una coloración dominante marrón, del mismo color que el copete de plumas de la cabeza. El cuello es verde metálico y las partes inferiores son claras.

Los pavos reales utilizan su cola en los rituales de apareamiento y cortejo.

Pueden abrirla en un espectacular abanico que se extiende desde la parte dorsal del animal hasta tocar el suelo en cada lado. Se dice que las hembras eligen a sus compañeros en función del tamaño, color y calidad de estas extravagantes colas.

Estas bellas aves han sido muy apreciadas por los humanos y criadas como mascotas durante miles de años. Los apareamientos selectivos han dado como resultado combinaciones de colores inusuales, aunque las especies salvajes ofrecen de por sí una gran variedad de vibrantes colores.