Casino: busca tu pareja y goza

Casino: busca tu pareja y goza

Danza

Por Fabiana Matamoros

En el top de bailes cubanos, el casino, o también conocido como salsa cubana, es uno de los más extendidos en el territorio nacional. Este es un baile de origen nacional que aparece a finales de la década del 50 en La Habana, y se llama de esta manera porque así se conocían los centros sociales con salón de baile en la época que lo vio nacer.

Aunque no tiene autoría atribuida, su esencia refleja cómo confluyen elementos de modalidades músico-danzarias precedentes, como es el caso del son montuno. La creatividad y la diversión son elementos distintivos en esta danza popular cubana, caracterizada además, por la libertad de movimientos corporales y espaciales. 

El casino refleja el carácter y la fuerza del pueblo cubano, la sandunga y la sazón que lleva este ajiaco de tierra. ¡Se formó una rueda! Es una frase comúnmente escuchada entre bailadores. Tanta creatividad dio lugar al intercambio de parejas, y así surgieron las ruedas de casino. Los bailarines se mueven bajo las órdenes de un guía: el que canta.

¡Dame 1!, ¡dame 2! Así empiezan las maniobras de la rueda. «70 para ti, por debajo de la cueva…» y así, la originalidad de los cubanos se hace danza. A diferencia de otros bailes locales, este no es de los que se necesitan desempolvar de vez en cuando. En pareja o en rueda, nos disponemos a bailar casino «en un dos por tres», tanto en una fiesta como en los parques de la universidad o en grupo de jóvenes que simplemente pasan el rato.

Si quieres bailar casino del bueno, en tu visita a la Isla llégate a la Unión Árabe de Cuba en la habanera calle Prado. Allí no necesitas ni llegar con pareja, siempre alguien te saca a bailar.