Día de las madres, un homenaje imprescindible

Día de las madres, un homenaje imprescindible

Cultura

Cubaplus

Para nadie es un secreto que la persona más importante en la vida de todo ser  humano es la madre, quien nos acoge en su vientre durante 9 meses sin protestar, a pesar de los malestares propios  del estado de gestación, nos cría, nos educa, pasa noches en vela cuando estamos enfermos y, en conclusión, es la persona que siempre está pendiente de nosotros hasta la horade su fallecimiento.

Es quizás por esa condición que en todo el mundo se celebra un día cada  año en  su honor, aunque, quizás muchos pueden pensar que esa celebración debería hacerse todos los días del año por el sacrificio y la abnegación incondicional que las madres profesan a sus hijos.

Las primeras celebraciones del Día de la Madre, según los historiadores, datan   de la  antigua Grecia, donde se le rendía honores a Rea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades.  Más tarde, los romanos denominaron  Hilaria  a ese homenaje, luego de adquirirla  de los griegos.

En esa época cada  15 de marzo se celebraba  en el templo de Cibeles y las ofrendas duraban  tres días.  ​ Con la llegada del cristianismo esos homenajes se transformaron  para honrar a la Virgen María, la madre de Jesús,  y se realizaban  el 8 de diciembre, cuando se desarrollaba  la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que los católicos adoptaron para la celebración del Día de la Madre.

En la época contemporánea , el origen  de esta celebración data del año a 1865, cuando la poetiza  y activista Julia Ward Howe, organizó manifestaciones pacíficas y celebraciones religiosas en Boston, en donde participaron madres de familia que fueron víctimas de la Guerra de Secesión.

​ Ella propuso establecer un día especial como una forma de reconciliar a las partes en conflicto. Por esa misma época, Ann Jarvis, activista de Virginia, al ver  el éxito de esas  convocatorias de Howe, organiza también reuniones, en las cuales  las madres se reunían para intercambiar opiniones sobre distintos temas de actualidad.

Las reuniones por el Día de la Madre continuaron de manera regular durante los siguientes años, en tanto  Howe continuaba  trabajando por los derechos de las mujeres y por la paz.

El 12 de mayo de 1905 Ann Jarvis fallece, su hija Anna  para conmemorar su pérdida  cada año organizaba un Día de la Madre el segundo domingo de mayo. En 1907 Jarvis comenzó una activa campaña para que la fecha tuviera  reconocimiento oficial y fue extendiéndose a todo el territorio de los Estados Unidos, basada en  la demanda de Howe. Jarvis empezó a escribir a personalidades influyentes de la época para que apoyaran su petición y finalmente logró el reconocimiento oficial  en 1914, con la firma del presidente Woodrow Wilson, que reconoció oficialmente el Día de la Madre.