Día Mundial sin tabaco: Cuando el activismo se impone

Día Mundial sin tabaco: Cuando el activismo se impone

Salud y Medicina

Por Alina Veranes

Diríase que con la alerta de resonantes sirenas se abre camino, este 31 de mayo, un nuevo Día Mundial sin Tabaco, que bajo los auspicios de la Organización Mundial de la Salud viene celebrándose desde 1987.Este 2022 con el exergo: El tabaco envenena nuestro planeta.

No es para menos, porque datos recientes revelan que el tabaquismo mata a más de 8 millones de personas cada año en todo el planeta, una cifra a la que estimaba llegar hacia 2030, hace una década.

En Cuba, las autoridades sanitarias cumplen fielmente las disposiciones y sugerencias de la OMS y la OPS (Organización Panamericana de la Salud), al respecto.

Tanto en el desarrollo de las campañas educativas y preventivas contra el hábito de fumar, como en la aplicación de tratamientos de ayuda a los que desean dejar la adicción y facilitando el acceso a terapéuticas. Incluso la ciencia cubana ha aportado al mundo la vacuna más efectiva que existe en la actualidad contra el ´cáncer de pulmón.

Hay avances paulatinos y reales, no es una ilusión. Pero hay que reconocer que la vulnerabilidad radica en la cultura y la conciencia individual heredada respecto al tema, en una nación que durante años tuvo en la industria tabacalera uno de sus principales rubros económicos, de influencia raigal en las costumbres y tradiciones.

Es por eso que según una simple apreciación visual, ya sea comunal o familiar, en Cuba se sigue fumando demasiado y sobre todo en el sector femenino también el hábito señorea. No se puede negar esa evidencia, por lo cual el trabajo educativo y preventivo debe ganar en activismo, sin que represente una presión social que menoscabe los derechos de las personas.

Un día como el 31 de mayo será, pues, una jornada imperativa y bienvenida.