Dos mariposas endémicas de Cuba

Dos mariposas endémicas de Cuba

Medio Ambiente

Por Rose Ross

Tal pareciera que al hablar de mariposa nos referimos a los insectos voladores de gran belleza que todos conocemos, pero resulta que esta definición no solo es utilizada para hacer referencia a dicha variedad del reino animal. El término es frecuentemente empleado para clasificar diferentes especies tanto de la flora como de la fauna por su similitud en cuanto a la forma.

Dentro de los animales, existe un mamífero cuyo tamaño y figura hacen que sea identificado con el mencionado apelativo. El Murciélago Mariposa es considerado como el más pequeño del mundo, con apenas 3 cm con las alas recogidas y un peso que no sobrepasa los 3 gramos. Fue descrito por vez primera en 1855 por el naturalista Paul Gervais, de ahí que también se le conozca con el nombre de Murciélago orejón de Gervais.

Se localiza en algunas zonas de la región occidental de Cuba y también de la central. Permanece inactivo durante el día y la noche aunque su horario de salida es durante la tarde hasta la puesta del Sol. Habita en espacios húmedos como cavernas, en el follaje de algunos árboles y se alimentan de insectos atrapados durante el vuelo.

Por su parte, dentro de las plantas también está la denominación de mariposa para clasificar una subespecie de orquídeas, común en Cuba desde el siglo XX, endémica de la península de Guanahacabibes. Dentro de ellas, la orquídea Mariposa es sumamente atractiva por sus estrechos pétalos blancos con puntos color púrpura.

Su rasgo más asombroso es que presenta muchas variaciones de color y marcas pues se producen hibridaciones naturales según las condiciones ambientales. Ello hace posible que existan dentro de la misma especie numerosas variedades que, incluso, pueden llegar a tener los pétalos de color verde en lugar de blancos.