El zunzuncito y la palma barrigona, curiosas creaciones de la naturaleza

El zunzuncito y la palma barrigona, curiosas creaciones de la naturaleza

Medio Ambiente

Por Rose Ross

Cuba posee en su catálogo de especies, numerosas obras de la autoría de la naturaleza, con formas que sorprenden al ser humano por su belleza y exclusividad. Entre ellas se encuentran un ave miniatura y una palma de figura sui generis.

El Zunzuncito o pájaro mosca como también se le conoce es la especie más pequeña de los colibríes y las aves en general. El macho, de menor tamaño que la hembra, mide alrededor de 5 cm desde el pico hasta la cola y pesa aproximadamente 1,8 gramos. Es el ave más diminuta del mundo y es endémico de Cuba, posible de ser encontrado en todas las regiones del país.

Se alimenta de miel y del néctar de las flores que liba en vuelo. Esto es posible porque agita sus alas unas 80 veces por segundo, lo que le permite mantenerse en un mismo lugar. Posee plumas brillantes de tonalidades rojizas, azules y verdes, aunque no siempre se aprecian los mismos colores, ya que ello depende del ángulo de incidencia de la luz sobre su cuerpo.

Por su parte, la Palma Barrigona es otro tesoro natural de los campos de Cuba, localizada principalmente en el occidente de la isla, de donde es endémica. Debe su nombre a la forma de su tronco desproporcionado y protuberante, cuya corteza muda a medida que toma mayoría de edad y comienza a formarse su “barriga”.

Es una especie altamente utilitaria, pues sus pencas sirven para techar construcciones, sus troncos para crear las más variadas estructuras y sus frutos son utilizados como alimentación porcina. Puede llegar a medir hasta 15 metros de altura en su etapa adulta y suele presentar variación de colores durante toda su vida, desde verdes muy vivos hasta marrones opacos.