Ernest Hemingway: referente de la literatura universal

Ernest Hemingway: referente de la literatura universal

Cultura

Por Rose Ross

El 2 de julio se conmemoran 59 años de fallecido del escritor y periodista Ernest Miller Hemingway (1899-1961). Autor de grandes clásicos de la literatura universal, continúa representando un referente para las nuevas generaciones de novelistas y lectores. Su obra la desarrolló fundamentalmente en el período comprendido entre 1925 y 1955, y en dos países principalmente: Estados Unidos y Cuba.

Con la mayor de las Antillas guarda una estrecha y especial relación. Y es que Hemingway vivió intermitentemente durante varios años en La Habana. Primeramente se alojó en el Hotel Ambos Mundos y luego alquiló y compró la Finca Vigía, lugar que acogió como su segunda casa. Aquí escribió una parte considerable de sus obras cumbres: “Por quién doblan las campanas” (1940), “Al otro lado del río y entre los árboles” (1950) y “El viejo y el mar” (1958).

Esta última le hizo merecedor del Premio Pulitzer que concede la Universidad de Columbia (EE.UU) en 1952 y, lo catapultó, hacia el otorgamiento del Premio Nobel de Literatura en 1958. Su arte narrativo se caracteriza por una prosa concisa y directa y los temas más frecuentes en su colección son el amor, la naturaleza, la pérdida y la nostalgia.

En La Habana visitaba con recurrencia la Bodeguita del Medio y el Bar Floridita, donde degustaba del daiquirí mientras se sentaba a escribir. El Floridita acoge en su interior inspiraciones de su figura y su representatividad para la cultura cubana. Junto al mostrador reposa una escultura de su figura en bronce, de la autoría del artista cubano José Villa Soberón. En la carta de cocteles por su parte, se encuentra el Daiquirí Papa en homenaje al apodo con que se le conocía.

Tras la muerte de Hemingway la residencia en Finca Vigía se convirtió en museo. En él se conserva el mobiliario original, así como la biblioteca personal compuesta por miles de libros que fueran propiedad del connotado escritor.