La loma de la Cruz, un sitio lleno de encanto y amor

La loma de la Cruz, un sitio lleno de encanto y amor

Herencia y Tradición

Por Rita de la Cuesta

Varios son los accidentes geográficos que se localizan a lo largo y ancho de toda la isla de Cuba, resultado de un relieve matizado por llanuras y alturas. En la zona oriental es bastante característico el segundo de ellos; numerosos conjuntos montañosos, picos y lomas, resultan de gran atractivo en el paisaje rural, incluso, citadino.

En el caso de la provincia de Holguín, en su porción norte, se encuentra la conocida Loma de la Cruz, una elevación situada a 261 metros sobre el nivel del mar, símbolo de la ciudad y testigo de importantes celebraciones socioculturales y objeto de hermosas leyendas.

Según la memoria popular sucedió una historia de amor que persiste en la actualidad. Cuentan que cuando Cuba era colonia de España un joven oficial español, jefe de la guarnición que allí estaba destacada, mantenía un romance furtivo con la esposa del gobernador militar de la región de Holguín.

Con el paso de los años los pobladores fueron adornando esta relación hasta convertirla en una historia de amor y muerte, la leyenda construida alrededor de este romance daba por cierto la existencia de un túnel entre la casa de gobernador y la Loma de la Cruz. En dicho pasadizo se decía que se encontraban a media noche, a mitad del camino, los "atormentados" amantes. Cuentan que una noche el gobernador militar sorprendió a su esposa en brazos de su amante en lo profundo del túnel, y allí fueron lapidados los dos, entre gritos y lágrimas.

A la Loma de la Cruz le fue construida una escalinata para facilitar el ascenso, la cual consta de 458 escalones, descansos intermedios y bancos incluidos que a mitad del ascenso pueden parecer los más cómodos del mundo, resulta una subida bastante fuerte, aunque son pocos los que renuncian a alcanzar la cima, existen proyectos para construirle un teleférico o elevador para el acceso.