La Polar y sus jardines

La Polar y sus jardines

Herencia y Tradición

Por Rita de la Cuesta

Durante los años cincuenta del siglo XX en Cuba existían cinco fábricas de cerveza que producían unos 30 millones de litros anuales. Los propietarios de aquellas cerveceras no tardaron mucho en comprender que el acto de beber era una práctica social, y dotaron a la ciudad de un espacio para que esto pudiera realizarse de una forma placentera y segura.

La Polar fue una de esas marcas de cerveza fundada por Jesús Rodríguez Bautista en 1911, aunque oficialmente no se registró hasta mediados de 1916. 

Estaba vinculada a la Compañía Cervecera Internacional S.A., la cual también se dedicaba a la fabricación de hielo y malta Trimalta. 

Los Jardines de La Polar fue un hermoso parque que existió en La Habana, ubicado en la zona de Puentes Grandes en el municipio Marianao, en las inmediaciones del Río Almendares. Según se dice, para su diseño se contó con selectos arquitectos catalanes que diseñaron cuidadosamente este espacio para fomentar el intercambio social en el centro de la ciudad.

A pesar de encontrarse justo en el centro de la ciudad, los visitantes experimentaban la sensación de paz al adentrarse en estos parques. La flora utilizada para reproducir paisajes naturales, se encontraba especialmente seleccionada respetando tanto la composición de conjunto como los distintos niveles visuales.

Los Jardines de La Polar eran ampliamente conocidos por la belleza de sus salones de baile y las actividades sociales que en ellos se realizaban. Además, contaba con varias áreas cuidadosamente diferenciadas. Entre los principales ganchos se encontraba su atractiva programación cultural, la cual incluía espectáculos a cargo de las mejores orquestas cubanas.