Las palomas, aves de gran inteligencia

Las palomas, aves de gran inteligencia

Medio Ambiente

Por Petra Joaquina

Las colúmbidas son una familia de aves del orden Columbiformes que incluye las palomas, las tórtolas y especies afines. Son, en total, unas 308 variedades. Estas aves se distribuyen por todo el mundo, exceptuando la Antártida y el Ártico. Tienen su foco de dispersión en América Central y la mayor diversidad de especies se encuentra en Indonesia y Australia.

Son animales dotados de gran inteligencia, y entre estos, la paloma, además de tener un gran sentido de la orientación, es una de las aves que más velocidad alcanza hasta llegar a 56 km/h. También las caracteriza su agudísimo sentido de la vista que, incluso, según descubrimientos recientes, son capaces de distinguir distintos grafos y llegar a tener algún entendimiento.

Los nidos, normalmente débiles, están hechos con pequeñas ramas, y los huevos, habitualmente dos, son incubados por ambos sexos. Naturalmente las palomas se alimentan de semillas y frutos. La pareja alimenta a sus crías con una secreción muy nutritiva denominada leche de buche, que se segrega por células especiales.

Aunque son tan pacíficas, al punto de estar reconocidas como alegorías de la paz, pueden presentar patrones de violencia entre sí mismas. Esto es ocasionado por la presión de determinadas circunstancias, como pueden ser la pérdida de fuentes de alimento o lugares para anidar, aspectos imprescindibles para su subsistencia.

Algunas especies se han adaptado al entorno urbano, al punto de convertirse en inquilinas permanente de parques fundamentalmente. En Cuba, un lugar caracterizado por la presencia de estas inteligentes aves, es la Plaza de San Francisco de Asís, en el casco histórico de La Habana Vieja. Es común, al paso por esta zona, encontrar numerosas palomas revoloteando en el aire o picando las migas que dejan caer al suelo los visitantes atraídos por su belleza.