Los láridos… esas hermosas ‘gaviotas’

Los láridos… esas hermosas ‘gaviotas’

Medio Ambiente

Por Petra Joaquina

Si escuchamos hablar de ‘láridos’ probablemente no sepamos de qué se trata, pero si en su lugar, escuchamos ‘gaviotas’, de seguro la asociación arribará de inmediato. Los láridos (Laridae) son una familia de aves, conocidas coloquialmente como gaviotas. Están estrechamente relacionadas con los charranes de la familia Sternidae, y más lejanamente con las aves zancudas.

Son especies típicamente costeras marinas o costeras de lagos y lagunas interiores, y vuelan grandes distancias. Es típico verlas volar alrededor de los barcos pesqueros a la espera de alimentos. Se nutren de todo aquello mínimamente comestible: animales marinos, vegetales, insectos, carroña, pájaros pequeños, como palomas, huevos de pájaros, pollos, ratas, entre otros. 

De acuerdo a su tamaño, son generalmente grandes, en su mayoría de plumaje gris, blanco o negro, a menudo con señales negras en la cabeza o las alas. Tienen picos robustos y bastante largos y su tamaño varía desde la gaviota enana de 29 cm y 120 g, al gavión atlántico de 76 cm y 1.75 kg. Las especies de mayor tamaño tardan hasta cuatro años en lograr el plumaje adulto pleno, si bien a los dos años la mayoría de las especies de gaviotas pequeñas tienen plumaje adulto.

A menudo es posible verlas en poblaciones del interior, lejanas a la costa, a donde llegan siguiendo el curso de los ríos. Su variada alimentación ha desplazado a las poblaciones costeras hasta zonas en donde jamás se habían visto antes. Estos nuevos inquilinos alteran e incluso erradican las poblaciones locales de pájaros, que rara vez son competencia con un ave de esta voracidad.

En Cuba es posible encontrarlas alrededor de toda la isla, fundamentalmente en las zonas costeras.