Proyectan en Cuba medidas para el cuidado de las playas caribeñas

Proyectan en Cuba medidas para el cuidado de las playas caribeñas

 La erosión es un fenómeno generalizado en las playas del Caribe, que preocupa a expertos de la región reunidos en La habana  durante la XII Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo. De ahí que proteger estas zonas de los efectos del recalentamiento planetario sea la esencia del proyecto de Evaluación del impacto climático en las costas arenosas: alternativas para su control, que lideran la Asociación de Estados del Caribe (AEC), Cuba y la Agencia de Cooperación Internacional de Corea del Sur Koica. La iniciativa regional propone el intercambio de las mejores prácticas para evitar la pérdida de la diversidad de la flora y la fauna, así como las afectaciones al turismo y las comunidades costeras, que hoy sufren por la erosión de las playas. La intención es frenar el ritmo estimado de retroceso de la línea costera causado principalmente por el ascenso progresivo del nivel medio del mar registrado en las últimas décadas, asociado a los efectos del cambio climático y a la incidencia dañinas de acciones ejecutadas por el hombre. En la actuación perjudicial del ser humano en estas zonas destaca la extracción de arena con fines diversos, la construcción de viales, hoteles y otras edificaciones sobre las dunas, la incorrecta ubicación de obras de protección costera, el represamiento o desvío de ríos y los daños ocasionados a los arrecifes coralinos y pastos marinos. Igualmente, este problema responde a una disminución de la cantidad de sedimentos, que repercute de manera desfavorable en el mecanismo natural de abasto de arena. Mediante el proyecto, este 2019 se creó un equipo para el monitoreo de costas en las 10 naciones participantes (Antigua y Barbudas, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Granada, Guatemala, Haití, Jamaica, Panamá y Trinidad y Tobago), se inició la etapa de rehabilitación y antes de terminar el año deberá quedar implementada la Red de Monitoreo de la Erosión, informó a Prensa Latina Heidy Linares, de la AEC. Gracias a 300 horas de adiestramiento, el programa cuenta con 50 profesionales con conocimientos técnicos fortalecidos y nueve planes de vigilancia costera, explicó. Mientras para 2020 está prevista la elaboración del Manual Regional de Rehabilitación de playas, con criterios científicos y de ingeniería, en respuesta a las características de las costas del Caribe, anunció. Comentó que también se confeccionará un banco de datos con la información recopilada y tendrá lugar la Primera Conferencia de conservación de playas del Caribe para dar a conocer los resultados del proyecto. Ese programa incluye también un proyecto contra el arribo de sargazos (macroalgas) y otro sobre la presencia de especies exóticas como el pez león. Para Cuba, que no escapa del problema, es importante la conservación, recuperación y mantenimiento de las playas, reflejada en el Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático (Tarea Vida), aprobado por el Gobierno cubano en abril del 2017. Además de su importancia para el desarrollo del turismo, uno de los pilares económicos para las naciones caribeñas, las playas constituyen barreras naturales de protección de la zona costera ante la elevación del mar y el oleaje causado por diversos fenómenos meteorológicos como los huracanes. La Convención Internacional sobre Medio Ambiente y Desarrollo concluirá este viernes, luego de cinco días de debates e intercambio de experiencias en el palacio de Convenciones de la capital cubana.

Advertisement
Catalogo de arte