Quinta Avenida: una arteria llena de historia

Quinta Avenida: una arteria llena de historia

Herencia y Tradición

Por Julia Muñoz

La Quinta Avenida de La Habana, en el municipio Playa, es una de las arterias más conocidas y transitadas dentro del entramado urbano de la capital cubana, llamada inicialmente Avenida de las Américas.

Se extiende desde el túnel que la conecta con la calle Calzada, en El Vedado hasta el río Santa Ana, en la localidad de Santa Fe. A partir de ahí se convierte en Carretera Panamericana y llega a la zona conocida como Mariel, provincia de Artemisa.

La 5ta avenida fue la más linda de su época, construida cerca de 1920. Uno de los arquitectos que participó en su proyección fue el neoyorquino John H.

Duncan, junto al cubano Leonardo Morales. Su trazado resultó decisivo para el fomento del reparto Miramar y también del Country Club y del reparto Playa de Marianao, que esta entre Miramar y el Country.

Las clases adineradas de aquel entonces construyeron y compraron sus residencias en la 5ta avenida, caracterizadas desde un principio por su fastuosidad. En ellas se logró además de belleza, comodidad, ya que los arquitectos que la diseñaron pusieron mucho cuidado en el momento de la distribución de las habitaciones y la precisión de los locales para las necesidades de la vida diaria.

Pero en la 5ta Avenida pueden apreciarse, además de las de función doméstica, algunas construcciones religiosas entre las que se destaca la Iglesia Jesús de Miramar, la Iglesia de Santa Rita y el Santuario Nacional de San Antonio de Padua.

También se encuentra el famoso parque de diversiones Isla del Coco, antiguo Coney Island, así como un conjunto de bares, billares, centros nocturnos y playas que ofrecen una variada gama de propuestas al visitante cubano y también extranjero.

Algo que no se puede olvidar es el Reloj Campanario, ubicado casi al inicio de la propia avenida, que tal parece dar la bienvenida al llegar al municipio, con una altura de 22 metros -según cuentan, es una réplica del Big Ben de Londres- y aprobado oficialmente desde 1993 como símbolo de la localidad.