Un bolero que te salve la vida

Un bolero que te salve la vida

Danza

Por Fabiana Matamoros

Y cuando los tragos ya han hecho de lo suyo y los sentimientos están a flor de piel, llega otro de los bailes cubanos: el bolero, ideal para romancear con tu pareja. Un género de canciones amorosas y un baile lento y sensual. “Tristezas”, así se le conoce al primer bolero que suena en Cuba para finales del siglo XIX, compuesto por Pepe Sánchez.

Influenciado por la trova y, con un poco de la contradanza, surge este género. De ahí que la forma de bailarlo sea muy parecida al son. Aunque ya en España existía un bolero de ritmo lento, guitarra y castañuelas, algunos dicen que nuestro bolero solo heredó de ese el nombre.

Hoy, el bolero es el género musical bailable más romántico de la cultura hispana. Las parejas se abrazan y se mueven lentamente casi sin desplazarse, los pies se arrastran y con cada paso se mueven las caderas.

No es un secreto para nadie que ya es difícil toparse con este ritmo en las calles. Pero también es verdad que es casi imposible no emocionarse al escuchar un bolero. La mayoría de los cubanos conocen al menos los estribillos de los más sonados.

Grandes éxitos de compositores cubanos han sido interpretados por artistas como Luis Miguel, Cristina Aguilera, José José y Ricardo Montaner, entre otros grandes cantantes.

“Lágrimas negras” es una de las piezas del llamado bolero-son, compuesta por el músico Miguel Matamoros. “Contigo en la distancia” de César Portillo de la Luz, “Dos gardenias”, de la autoría de Isolina Carrilo, son algunos boleros que no pueden faltar en una descarga romántica.