Un museo para los dioses yoruba

Un museo para los dioses yoruba

Herencia y Tradición

Por Rita de la Cuesta

El Museo de los Orishas en Cuba, declarado Monumento Nacional, está situado en un céntrico paseo de la Habana colonial, en los límites del Casco Histórico de La Habana. Sus salas atesoran una impresionante mezcla de arte, historia y tradiciones relacionadas con la religión yoruba, extendida a lo largo y ancho de la isla.

En los locales de la institución se puede apreciar una exposición permanente de esculturas que representan a las deidades de este culto, al tiempo que experimentados museógrafos aclaran las dudas de los visitantes y amplían sus conocimientos sobre los poderes, además de su relación y su sincretismo con la cultura cubana.

Las esculturas, realizadas en barro por el artista Lázaro Valdés, constituyen réplicas de obras existentes en museos y santuarios típicos de la cultura Yoruba en otras partes del mundo, sobre todo en África. Las mismas están ataviadas con elementos que representan a los distintos dioses del panteón africano, con especial énfasis en la usanza característica de las diferentes culturas de Nigeria.

Los yorubas que fueron traídos a Cuba como esclavos no pudieron reproducir imágenes ni levantar templos de sus orishas por lo que sincretizaron sus santos con los cultos católicos, escondiendo sus piedras, palos, metales y caracoles en los barracones. Luego las casas de los creyentes se convierten en Casa Templo y aquí celebran los ritos de Santería.