“Y si llego a besarte como he soñado…”

“Y si llego a besarte como he soñado…”

Deportes

Por Alina Veranes

Abril nos trae juguetón, en su día 13, la jornada internacional dedicada al beso, esa acción humana inefable, bendecida por los dioses de todo el planeta, que prácticamente nos acompaña desde nuestro nacimiento en las variantes más entrañables.

Hay quienes dicen en estos tiempos crueles de la pandemia de Covid-19 que los besos han mermado en sus manifestaciones físicas y tienen razón, por causas de primer orden. Hay que cuidar la salud y hasta la vida.

Sin embargo hay porfiados insensatos que han robado besos furtivos e inseguros a todo coste, aunque yo respaldo con los que se han protegido más y han besado con la mirada enamorada, las acciones buenas y solidarias.

Por eso hay que proclamar en este 13 de abril de 2022: el beso soñado o real no ha muerto ni morirá jamás porque es el contacto afectivo más sublime.

Al mismo tiempo, que según algunos, beneficia a la salud estimulando las emociones positivas, la circulación sanguínea y la producción de agentes químicos en el organismo estimuladores y afiladores de la inteligencia y el emprendimiento social. Es decir, puede hacerte volar, flotar, bailar… Vaya usted a saber si no exageran.

Los cubanos, quienes nos tenemos a nosotros mismos como uno de los pueblos más besucones del mundo, han sufrido a mares en los tiempos actuales en que han debido dejar para luego tantos abrazos y besos de todo tipo, desde los de amistad, hermandad y los apasionados, inspirados por el erotismo y la pasión amorosa.

En los últimos años previos a la pandemia ya los mayores habían notado una suerte de fiebre o incremento de los besos como manifestación amistosa entre los más jóvenes. Besos a la llegada, en la despedida y durante una reunión o encuentro, con el mayor desenfado. Una suerte de culto al beso dentro de la amistad permeaba todo. Cosas de estos tiempos.

Todo el mundo tranquilo, no obstante, porque ya las restricciones ceden, aunque no se deba bajar la guardia ante la enfermedad. Cosa de paciencia y equilibrio.

Dicen que los besos nacieron en la India, hace muchísimo tiempo y que el Día dedicado por el mundo a festejarlos se instauró en cambio hace relativamente poco tiempo, en un concurso de besos pasionales en Tailandia, donde ocurrió el de más larga duración que se haya conocido.