Salud en Cuba

Salud en Cuba

Salud y Medicina

Por Dominic Soave, Fotos: Prensa Latina

Cuba, sin duda alguna, posee el mejor sistema de salud en América Latina y es uno de los mejores del mundo. Los ciudadanos cubanos no tienen que pagar por un tratamiento médico. Una gran parte de la población recibe asistencia a su salud mediante el programa del Médico de la Familia, que facilita a los ciudadanos de esta isla contar con atención médica en su vecindario.

Salud en Cuba

Aun con el bloqueo impuesto por los Estados Unidos, que ya dura más de 50 años, y el colapso del apoyo internacional en la era post soviética, la nación cubana ha desarrollado un sistema de salud de primer nivel mundial. La esperanza de vida promedio es de 77,7 años, comparada con los 81,2 años de Canadá, y los bajos índices de mortalidad infantil se asemejan a los canadienses. Existe un doctor por cada 170 personas, casi el doble del promedio de muchos países desarrollados.

Estos índices no se alcanzaron fácilmente. Luego del arribo del gobierno de Fidel Castro al triunfo de la revolución en 1959 , casi la mitad de los médicos con los que Cuba contaba entonces partió hacia los Estados Unidos. Entre los años 1959 y 1967, la isla de seis millones de habitantes perdió 3 000 de sus 6 300 doctores y solo contaba con 16 profesores de medicina y una escuela de esta especialidad. El nuevo gobierno definió la salud y la educación como sus responsabilidades sociales y derechos individuales de los ciudadanos. Así fue como empezó la difícil tarea de crear un sistema nacional de salud unificado.

Durante los años de 1960 las autoridades del nuevo sistema de salud tomaron medidas para incorporar especialistas al servicio médico rural, y así se establecieron 50 nuevos hospitales rurales y unas 160 clínicas comunitarias en áreas urbanas. Además, se inició el necesario programa nacional de inmunización para niños. Se organizaron expediciones médicas en las cuales los equipos compuestos por doctores, enfermeras y personal paramédico viajaban a remotas áreas rurales para diagnosticar, tratar y remitir pacientes para centros especializados, de ser necesario.

Salud en Cuba

En los años de 1970 se realizaron las primeras inversiones en nuevos hospitales generales y plantas de producción farmacéuticas. Se reforzó y expandió el modelo de atención primaria en las clínicas comunitarias (policlínicas), añadiéndole educación de salud, prevención y monitoreo ambiental.

En la década de los 80 hubo un despegue de la industria de la biotecnología, la cual pondría a Cuba a nivel mundial en la investigación de vacunas. También se introdujo el programa del Médico de la Familia en 1986, el cual colocaba a un médico y una enfermera en cada vecindario del país. Al principio de los años 90, más del 95 % de las familias cubanas ya recibirían atención primaria en su propia zona de residencia.

En los años de 1990 la economía de Cuba sufrió recortes en un 35 % debido al colapso del bloque socialista y se redujeron grandemente los fondos para las medicinas, equipos y suministros.

Al salir poco a poco de la crisis, se planearon otros proyectos para mantener y desarrollar la salud pública. Un ejemplo de ello fue el programa nacional del 2004 para renovar las más de 400 policlínicas comunitarias.

Salud en Cuba

Cuba también ha sido un destino popular de turismo de salud por más de 40 años. Solo en el año 2006 Cuba atrajo a alrededor de 20 000 turistas de salud. Esta cantidad debe aumentar con el incremento de los visitantes a la isla.

Cuba empezó a compartir con otros países en desarrollo sus experiencias en el campo de la salud al enviar brigadas médicas y construir instalaciones de asistencia sanitarias en muchas naciones pobres.

Tal es el caso de Haití donde alrededor de 1 300 médicos, cubanos y extranjeros graduados de las escuelas de medicina cubanas, juegan un importante papel en la ayuda humanitaria después del terremoto ocurrido en el 2010. Antes de dicha tragedia ya se encontraban presentes en Haití unos 350 médicos y técnicos de la salud enviados por el gobierno cubano para prestar servicio de manera gratuita en casi todos los municipios haitianos. Cuba también ofreció enviar médicos a los Estados Unidos de América para asistir durante el desastre ocasionado por el huracán Katrina.

Estoy convencido de que el sistema de salud cubano puede ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas. Esa es una de las razones por las cuales pienso trabajar con los Servicios Médicos Cubanos para ofrecerlos a pacientes norteamericanos.