Jardín Botánico Nacional Universidad de La Habana. Vivir la experiencia ConCiencia

Jardín Botánico Nacional Universidad de La Habana. Vivir la experiencia ConCiencia

Atracciones y Excursiones

Primer canopy o tirolesa de La Habana

A 25 kilómetros al sur del centro de la ciudad de la capital cubana el tiempo se detiene ante la belleza natural que encierra el Jardín Botánico Nacional (JBN), perteneciente a la Universidad de La Habana (UH).

Aproximadamente 550 hectáreas de mágicos paisajes han sido creados en esta área, algunos con plantas traídas de los trópicos de distintas partes del mundo. Lo que un día fueron fincas ganaderas son hoy parte de un gran sueño colectivo que se hizo realidad gracias al empeño y dedicación de muchos.

La formación de uno de los mayores jardines botánicos del mundo y el más importante del país fue comisionado por el comandante Fidel Castro al profesor alemán Dr. Johannes Bisse, quien desde 1966 se desempeñaba como asesor y profesor de botánica en la escuela de Biología de la Universidad de La Habana.

Jardín Botánico Nacional Universidad de La Habana. Vivir la experiencia ConCienciaA partir de 1968, cuando se comenzó a gestar la idea de este jardín, fueron necesarios casi 20 años hasta que, finalmente, el Jardín Botánico Nacional abrió sus puertas al público el 24 de marzo de 1984.

En la actualidad atesora una colección de aproximadamente 3 000 especies vegetales, la mayor colección de árboles de Cuba. Buena parte de sus terrenos están destinados a la exhibición de plantas al aire libre, demarcadas, geográficamente, por regiones y con un riguroso ordenamiento científico y diseño paisajístico.

Muchas plantas fueron traídas de expediciones por toda Cuba, moteadas, en esquejes o por semillas. Para ello se realizaron varios viajes de colecta en Cuba y países de la región, y la gran mayoría de las exóticas fueron recibidas como semillas por intercambio con instituciones afines en todo el mundo.

Por ser el JBN de alcance nacional, la fitogeografía cubana posee un enorme peso y resulta una de las colecciones más interesantes para el público. En esta zona se reproduce la cobertura arbórea típica de los bosques y matorrales cubanos, pinares, bosques secos y semicaducifolios, bosques húmedos, mogotes y maniguas costeras, sabanas de júcaros y palmas hasta llegar a una de las mejores representaciones artificiales de una vegetación nativa, el famoso cuabal del JBN elogiado por especialistas y horticultores internacionales.

Jardín Botánico Nacional Universidad de La Habana. Vivir la experiencia ConCienciaUn lugar emblemático de este jardín es sin dudas el Palmetum, que contiene una amplia y valiosa colección de palmas de todo el orbe, considerada por muchos como la colección de este tipo más extensa del mundo.

A manera de resumen, el JBN de la Universidad de La Habana alberga unos 350 000 árboles de más de 3 000, especies ordenadas científicamente en 25 zonas, que representan la flora tropical de Cuba y del mundo en un escenario creado por la mano del hombre durante más de 50 años. Los pabellones de exposición, las colecciones al aire libre y el Jardín Japonés completan un interesante paseo instructivo.

El JBN es una institución universitaria líder en la investigación científica y conservación de la flora cubana donde se brindan conocimientos con el fin de fomentar el amor, cuidado y conservación de nuestra naturaleza.

Con la reapertura se ofrecen, además de los clásicos atractivos del centro, ciertas novedades que continuarán distinguiendo la preferencia por el sano disfrute de este entorno natural.

El jardín cuenta además con variadas ofertas gastronómicas, entre las que destacan cuatro restaurantes especializados, con servicios de calidad a precios asequibles. Entre las novedades de la temporada se encuentran la reparación capital del parque infantil, que se encuentra entre los servicios gratuitos.

Jardín Botánico Nacional Universidad de La Habana. Vivir la experiencia ConCienciaAl mismo tiempo se llevaron a cabo costosas obras que permitirán ofrecer un mejor servicio a la población, entre ellas: repavimentación de carreteras, ejecución de nueva plaza de comida, mantenimiento a caminos y puentes del jardín japonés; la ejecución de un jardín de colores de mil metros cuadrados que será próximamente inaugurado, así como la renovación de los estanques, el mantenimiento a la cerca perimetral, la creación del centro de visitantes y un anfiteatro techado. Todas estas acciones han permitido mejorar la experiencia y confort para los visitantes en la institución.

La construcción y puesta en marcha de nuevas atracciones como el canopy (primero en La Habana), la proyectada pista de ciclismo de montaña, un parque de cuerdas y la ruta de escalada en la zona de mogotes, incrementarán las opciones de disfrute con aires de modernidad y atemperadas al momento, según explicó a esta publicación su director general, Carlos M. Pérez Cuevas.

El canopy, subrayó, es una modalidad del ecoturismo que surgió a partir del uso de la tirolesa para el estudio del dosel o canopia del bosque, de ahí su nombre, que se refiere al conjunto de las copas de los árboles. Es por eso que esta atracción extrema tiene sus orígenes en los estudios ecológicos y la investigación científica en general. Además de la adrenalina del vuelo, se puede observar el bosque desde una perspectiva totalmente diferente.

Jardín Botánico Nacional Universidad de La Habana. Vivir la experiencia ConCienciaPor otra parte, el amplio desarrollo de la vegetación en estos 50 años ha propiciado que existan numerosos recursos asequibles a las aves, que ya forman parte importante de este sitio de conservación ex situ, que es la categoría de conservación de los jardines botánicos.

Hasta el momento se han registrado 120 especies de aves en el JBN, de ellas ocho son endémicas de Cuba y 12 del Caribe. Al menos 34 especies nidifican en áreas del jardín y cuatro de las especies de aves que allí viven están amenazadas y se encuentran reconocidas en el Libro Rojo de los Vertebrados Amenazados de Cuba, explicó a esta publicación la Dra. Lourdes Mugica.

Pero el JBN es importante también para la región, pues al menos 70 especies de aves son migratorias o tienen poblaciones que migran, la mayoría de Norteamérica, que vienen a pasar el invierno en el trópico, como es el caso de las bijiritas. Otras especies proceden de Suramérica, como el Pitirre Abejero, vienen a Cuba durante el verano solo a reproducirse.

Por la importancia y los atractivos de su avifauna, el JBN es, en la actualidad, un sitio fundamental para la observación de aves, un hobby muy relajante y educativo que permite disfrutar la naturaleza y estimula su conocimiento y conservación. ¡Otra razón más para que visite esta maravillosa institución, donde va a aprender, divertirse, y compartir con su familia, de formas muy diversas y sanas, que le van a permitir vivir una experiencia única, pues es con ciencia!

 

CONTACTOS

Teléfono: +53 7697 9364

Correo: comercial@jbn.uh.cu

Facebook: @jbnuh

Twitter: @JBNUnivHabana

instagram: @jbnuh_cuba

Carretera El Rocío Km 31/2, Calabazar, Boyeros, La Habana, Cuba.