Parque Tecnológico Finca de los Monos, donde se unen la tecnología y la historia

Parque Tecnológico Finca de los Monos, donde se unen la tecnología y la historia

Atracciones y Excursiones

Por Yaimara Portuondo Fotos: Prensa Latina y José (Tito) Meriño

El primer Parque Tecnológico de Cuba abrió sus puertas al público en noviembre del 2019 en el municipio capitalino del Cerro, como parte de las celebraciones por los 500 años de La Habana.

02-havana-park-technology-recreation-2.jpgEl espacio cuenta con un avión, un yate y un tren a tamaño real, con simuladores que poseen software desarrollados por la Empresa de Simuladores Profesionales (Simpro) de Cuba, además de restaurantes, cafeterías y una zona para fiestas.

Uno de los elementos más llamativos de los que dispone el lugar es la presencia de simios interactivos con su entorno, de tamaño real, pavos reales y otras aves.

Cuenta con salas de juegos y tecnología, tiro electrónico, realidad aumentada, bibliotecas digitales y juegos en red, entre otros.

Los visitantes llegan y quedan impresionados al ver que tienen opciones para escoger, desde la diversión y el aprendizaje; en sus jardines los niños, jóvenes y adultos puedan disfrutar de juegos infantiles y tradicionales, acampar y aprender de historia.

La Quinta de las Delicias, conocida por muchos como Finca de los Monos, castillo ecléctico de principios del siglo XX, se le conoce como el primer parque zoológico de La Habana, que albergó hasta tres generaciones de simios.

02-havana-park-technology-recreation-1.jpgSu antigua dueña, Rosalía Abreu, vivió por muchos años rodeada de una amplia colección de primates, la cual le dio una fama al lugar que llega a nuestros días, a pesar de no ser estos los únicos animales que habitaban la finca, pues se conoce que existieron otros mamíferos y reptiles, casi todos traídos de Asia y África.

Muchos afirman que, entre todas estas especies Rosalía tenía un especial interés por los monos, a quienes trataba como personas, de ahí que fuera motivo de burlas y protagonistas de historias de terror y cuentos fantásticos, en los cuales los primates eran sirvientes que, usaban ropas y comían con cubiertos.