Asombros naturales de Cuba

Asombros naturales de Cuba

Destinos

Texto Publicitur Fotos: Publicitur, Aslam I. Castellón Maure y Tomás Michel Rodríguez

Cuba es un archipiélago privilegiado por un clima cálido y húmedo que desborda sus bondades en la naturaleza. A lo largo de la isla grande y en sus más de cuatro mil cayos e islotes, los paisajes son sorprendentes, con extraordinarios valores naturales. Desde el extremo más occidental: el cabo de San Antonio, a la punta de Maisí, en el oriente cubano, destacan varios lugares ineludibles para los amantes del ecoturismo, espacios premiados con el don de la belleza.

Asombros naturales de CubaEl valle de Viñales, en Pinar del Río, es uno de ellos y actualmente, de los más visitados de Cuba. Esta hermosa extensión de tierra, reverdecida todo el año y singularmente distinguida por sus imponentes mogotes, es una de las zonas ecológicas más conocidas a nivel mundial por sus extraordinarios paisajes, rica flora y fauna, y por poseer el mayor sistema cavernario de Cuba y las Antillas.

Fue declarado por la Unesco Paisaje Cultural de la Humanidad en 1999, categoría que lo ubica entre los más interesantes espacios del Patrimonio Mundial. En su espaciosa área intramontana es curioso ver los extensos sembrados de tabaco y las típicas casas de los campesinos de la zona. El valle posee, además, una gran riqueza arqueológica, que se pone de manifiesto en residuos aborígenes y de cimarrones (negros esclavos fugitivos) hallados en cavidades subterráneas de los mogotes. Hasta donde alcanza la vista, Viñales es un verdadero espectáculo que enamora e incita al disfrute pleno. Recorrerlo a pie, a caballo o en bicicleta es una excursión estimulante.

Asombros naturales de CubaLas Terrazas, otro escenario natural de relevante encanto, también ubicado en la zona occidental de Cuba, pertenece a la Reserva de la Biosfera Sierra del Rosario. Posee numerosos valores paisajísticos, cadenas montañosas y estrechos valles, surcados por ríos y arroyos, con hermosos saltos de agua.

En sus alrededores existen corrientes fluviales mineromedicinales asociadas a manantiales. La diversidad de sus ecosistemas la ha hecho poseedora de una fauna sugestiva en la que se destaca el lagarto de agua; una pequeña rana, que no sobrepasa en tamaño la yema del dedo humano y un minúsculo murciélago llamado Mariposa. Y en medio de este paraje caprichoso con curiosos ejemplares, se ubica el Complejo Las Terrazas, modelo de comunidad rural de desarrollo sostenible integrada al entorno y abierta al mundo. En Las Terrazas el tiempo se volatiliza, porque en este espacio mágico de Artemisa, todo es contemplación y goce.

Asombros naturales de CubaAl centro del país también nos sorprende un panorama gratificante, disfrutable para todo aquel que valora la espontaneidad del mundo natural: Topes de Collantes. Perteneciente a la provincia de Sancti Spíritus, este lugar se halla enclavado en la imponente cadena montañosa de Guamuhaya, a unos 800 metros sobre el nivel del mar.

Con un microclima ajeno al resto de la isla y un ambiente totalmente sano, este reservorio natural es propicio para la relajación. Rodeado de un profuso bosque de pinos y surcado por numerosos senderos que favorecen la contemplación del paisaje y su fauna e, incluso, interactuar con los habitantes de la región, esta área natural permite al visitante sentirse parte del medio ambiente. Los ríos forman profundos valles intramontanos y sus desniveles provocan impresionantes saltos de agua, como: El Caburní, el Vegas Grande y El Rocío. Por estos valores de la región, en Topes de Collantes existe un Centro Nacional de Rehabilitación de Salud, donde se practican técnicas de Medicina Tradicional y ejercicios físicos terapéuticos, que aseguran eficaces tratamientos contra el estrés, en pos de mejorar la calidad de vida.

Todas estas maravillas geográficas, seductoras en sí mismas, convierten al ecoturismo en una de las maneras más atractivas de conocer Cuba. A través de las diferentes modalidades como senderismo, cicloturismo, paseos a caballo, espeleoturismo, observación de flora y fauna y fotocaza, Cuba queda viable para ser recorrida y conquistada, de uno a otro extremo.