CECMED Havanatur

Cayos e islotes, maravilloso tesoro del archipiélago cubano

en: Destinos
Cayos e islotes, maravilloso tesoro del archipiélago cubano

La naturaleza dotó al Caribe del extraordinario encanto que solo ofrecen los lugares divinos.

Aguas seguras, con temperatura y transparencia perfectas para la aventura submarina; islotes apacibles y reverdecidos donde hallar sosiego, y litorales propicios para estimular cuerpo y sentidos, más allá de lo imaginable.

Keys & islets: Cuba’s hidden treasuresEstos mares e islas, que sedujeron a piratas y corsarios en el siglo XVI; a escritores, que las inmortalizaron en sus obras y a hombres que las vivieron, aprovechando sus valores naturales, son parte del increíble acervo natural que atesora Cuba, la mayor isla de las Antillas.

Descubiertos a la par del Nuevo Mundo, hace casi cinco siglos, estos rosarios de islas entre los que se cuentan: Los Colorados, Jardines del Rey, Jardines de la Reina y Los Canarreos, continúan siendo maravillosas ínsulas que inspiran y proveen paz.

Cayo Levisa, Pinar del Río, costa norte de Pinar del Río. Sus playas, que serpentean el litoral del cayo sumergiéndose en el mar, son admirables por el singular verde azul de sus aguas y el blanco y fino de sus arenas. Esta combinación de auténticas bondades náuticas se ve beneficiada por las riquezas de sus fondos marinos, pródigos en corales, peces y pecios pertenecientes a naufragios que datan de los siglos XVII y XVIII.

Cayo Las Brujas, Villa Clara, costa norte de Caibarién. Un escenario atractivo define a este islote de extensas playas virginales y brisas suaves que impulsan las mareas hasta la orilla. Su naturaleza terrestre y submarina, abundante en especies endémicas, favorece la contemplación y el disfrute plenos.

Keys & islets: Cuba’s hidden treasuresCayo Ensenachos, Villa Clara, costa norte de Caibarién. En Cayo Ensenachos la naturaleza y el hombre hicieron trato desde mucho antes de la llegada de los españoles en el siglo XV. Su sugerente forma de herradura acogió un asentamiento aborigen perteneciente a los primeros pobladores del archipiélago, así como también a numerosas especies endémicas de la flora y fauna que aún hoy pueblan el lugar. Sus más exóticas playas: Ensenachos y El Mégano, muestran sus encantos de auténticos balnearios e incitan a apacibles caminatas y largas jornadas de sol y mar.

Cayo Santa María, Villa Clara, costa norte de Caibarién. De los islotes de este grupo insular del norte de Caibarién, Cayo Santa María es el mayor. La extraordinaria belleza de sus playas, serenas y extensas, son la antesala de un mundo sumergido que lo ubica entre los principales destinos de buceo contemplativo del Caribe. Entre sus tesoros de mayor cuantía, ofrece una barrera coralina, fecunda en diversidad de especies submarinas; protectora de sus playas y fuente nutricia de quienes buscan la perfección y lo increíble en mundos menos invadidos por la presencia humana.

Cayo Coco, Ciego de Ávila, costa norte de Ciego de Ávila. Cayo Coco es la mayor isla de esta cayería y la cuarta en extensión del territorio cubano. Cercano a sus costas navegó Ernest Hemingway durante la Segunda Guerra Mundial y sus parajes lo inspiraron para escribir su novela Islas en el Golfo.

Entre los lugares más significativos de su seductora geografía se encuentran las playas Flamenco y Prohibida. La primera, una franja de fina arena, que se adentra en un mar acogedor y seguro. La segunda, apenas explorada, sobresale por sus altas dunas de arena con casi 14 metros sobre el nivel del mar.

Keys & islets: Cuba’s hidden treasuresCayo Guillermo, Ciego de Ávila, costa norte de Ciego de Ávila. Por su privilegiada ubicación y los encantos naturales de sus riberas, Cayo Guillermo es punto de referencia dentro del archipiélago Jardines del Rey. Sus playas son espacio oportuno para tenderse al sol y disfrutar de la tranquilidad y del tímido rompiente de sus mareas en la orilla, su litoral es un fortuito mirador del paso de los cruceros por el Canal Viejo de Bahamas. Playa Pilar, una de las reliquias valiosas de este cayo, se destaca por tener las franjas de dunas más altas de todo el Caribe insular.

Cayo Paredón Grande, Ciego de Ávila, costa norte de Ciego de Ávila. Protegido en su extremo norte por sobresalientes farallones que le dieron nombre, Cayo Paredón Grande es una fusión de paisajes tropicales refrescados por el aire del mar Caribe. Sus playas son de un atractivo inusual como sus paisajes, ricos en biodiversidad de flora y fauna.

Cayo Sabinal, Camagüey, costa norte de Camagüey. Las más remotas noticias de este cayo se remontan a la época del corso y la piratería, cuando muchos rondaban el Caribe en busca de gloria y refugio. Su naturaleza, desbordante y exótica, que antes conquistó a rudos hombres de mar, sigue atrapando por su belleza. Playas íntimas, palmeras, un ambiente de quietud y el canto de las aves, son regalos en Cayo Sabinal. Entre sus parajes costeros, sobresale una naturaleza abundante en flora y fauna silvestres y atesora, además, vestigios de antiguas construcciones como el fuerte de San Hilario (1831) y el Faro Colón (1848), que aún hoy ayuda a la navegación en la zona.

Keys & islets: Cuba’s hidden treasuresCayo Saetía, Holguín, costa norte de Holguín. Cayo Saetía es una verdadera joya natural donde la vida salvaje provoca asombro. Su superficie, de 42 km2, está poblada en su mayor parte por bosques, y en las praderas, que conforman el resto del territorio, conviven en total libertad animales exóticos como ñandúes, búfalos de agua, antílopes, cebras, venados de cola blanca, jabalíes, jutías y toros salvajes.

Esta porción de tierra extraordinaria que posee además, un litoral con increíbles entrantes y salientes, es propicia para conjugar el turismo de playa y naturaleza.

Archipiélago Jardines de la Reina, Costa Sur de Ciego de Ávila y Camagüey. Este archipiélago es el menos explorado de todos los grupos insulares cubanos y uno de los mejor conservados de su tipo en el Caribe. Sus paisajes marinos, de una policromía y biodiversidad magníficas, están propuestos por la Unesco para ser declarados Patrimonio Mundial Marino.

Jardines de la Reina está conformado por más de 600 cayos e islotes de exuberante vegetación, donde los verdes alternan con los tonos azulados de sus playas. Hábitat de numerosas especies de aves marinas, jutías e iguanas, también es área vital para el desove de las cuatro especies cubanas de tortugas.

Keys & islets: Cuba’s hidden treasuresCayo Largo, Isla de la Juventud, costa suroccidental. Ubicado al sur de la isla grande y al este de la Isla de la Juventud, Cayo Largo es el segundo en importancia del archipiélago de Los Canarreos. Sus fondos marinos, conformados por arrecifes coralinos y una diversidad espectacular de flora y fauna han sido calificados por la revista National Geographic “entre los mejores conservados del planeta”. Esta característica los hacen favorables para el buceo contemplativo.

Sus playas, que se pierden a la vista de tan extensas, son propicias para caminatas, baños de mar y actividades náuticas, sobre todo en su costa sur, donde predomina un tipo de arena de color blanco, muy fina, de naturaleza eolítica que se mantiene fresca todo el tiempo. Este tipo de arena se encuentra solo en otras tres partes del mundo. Es una de las principales zonas de anidamiento de tortugas marinas y se rumora que en sus alrededores hay restos de más de 200 naufragios de galeones pertenecientes a los siglos XVI, XVII y XVIII y algún tesoro enterrado en estas tierras, otrora invadidas por corsarios y piratas.

Auténticos, como la isla que los acoge al borde de su geografía, los cayos de Cuba son lugares divinos, llenos de sorpresas insólitas. Un mundo natural que inspira y estimula la vida.

 

Advertisement
Catalogo de arte