Andrés Díaz, Haciendo poesía con el pincel

Andrés Díaz, Haciendo poesía con el pincel

Artes Visuales

Por Mercy Ramos / Fotos: José Meriño

“Hacer poesía con el pincel es lo que me agrada, porque soy de los que piensa que el pincel habla cuando describe la esbeltez de una figura de mujer o, simplemente, cuando narra con afinados trazos lo maravilloso que nos rodea”, dijo a 55 Minutos el joven artista de la plástica, Andrés Díaz, quien se considera un pintor moderno que trata de perpetuar con su trabajo la memoria histórica para las futuras generaciones.

Andrés Díaz, Haciendo poesía con el pincel

Graduado de la Academia de Bellas Artes San Alejandro, en la capital cubana, desde pequeño tuvo inclinaciones por la plástica y, en la medida que fue creciendo, aumentaba su interés por la pintura hasta que comenzó sus estudios en ese centro docente, donde afianzó su vocación.

Aunque ha incursionado en el paisaje, lo que más le atrae es la figura humana, fuente de inspiración y un reto a la vez pues “no se trata de lograr técnica y artísticamente un buen retrato sino de descubrir al mismo tiempo la profundidad psicológica de la persona. Es, simplemente, pintar espíritus y sentimientos, que es como pintar el alma de una persona”, consideró.

La técnica más utilizada en su obra es el dibujo, realizado al carboncillo sobre cartulina, empleando un poco pastel seco, que complementa los aspectos técnicos con un realismo que sorprende a muchos.

En esencia, sus dibujos invitan a una reflexión interior sobre temas históricos y sociales e, incluso, propician a quienes los observan, abstraerse en el mundo surrealista que proponen los personajes retratados.

Para Díaz, la pintura lo es todo porque, además de ser una obra creadora, le permite recrearse y disfrutarla pero, la sensación más bonita la percibe cuando piensa en el impacto o beneficio social que la obra pueda causar en los seres humanos que han de verla.

Por tal motivo, al artista le gusta escudriñar las opiniones y comentarios que haga la gente simple, por supuesto, con respeto a la crítica especializada.

En su corta y ascendente carrera, el joven pintor ha alcanzado varios premios que forman parte de colecciones privadas en Cuba y en el exterior, y ha participado en más de 20 exposiciones personales y colectivas junto a prestigiosos creadores cubanos de la imagen.