Cirenaica Moreira Singular poética desde la fotografía

Cirenaica Moreira Singular poética desde la fotografía

Artes Visuales

Por Patricia Córdova

Cirenaica Moreira (La Habana, 1969) no permite utilizar el vetusto sinónimo entre fotografía e instantánea. Sus fotos son todas muy bien pensadas. Para los ya asiduos admiradores o seguidores de su obra esta aseveración no es una novedad. La artista impone, desde su primera confrontación pública, un sentido dramatúrgico peculiar a sus piezas.

Cirenaica Moreira Singular poética desde la fotografíaCada una de sus fotografías capta un pequeño drama, narra una pequeña historia. Tal vez para ella, graduada en 1992 de la Facultad de Artes Escénicas del Instituto Superior de Arte en la especialidad de actuación, no podría ser de otra manera.

La artista fotógrafa (y viceversa) se encuentra en un buen momento de su carrera, exponiendo en la Isla y en el extranjero. Las más recientes de sus muestras fueron en 2011 en Estados Unidos: Black and white in color (con René Peña) en la Couturier Gallery, de Los Angeles, y Body memories (con Adonis Flores) en la Chashama Gallery de Nueva York.

En Cuba, la última exposición personal fue en 2010, Imágenes, inaugurada en el espacio L´escalier del´art de la Alianza Francesa en El Vedado habanero. Para esa muestra la artista y las curadoras Rosario Parodi y María de los Ángeles Pereira seleccionaron ocho fotos de las series Con el empeine al revés (2003-2006) y Piel de vaca, (2006-2009).

La exposición permitió seguir muy definidamente la carrera de Cirenaica Moreira. Si bien toda una primera parte de su obra, que abarca series como Ojos que te vieron ir (1994), Metálica (1999), Cartas desde el inxilio (2002) o Mis quince (2003-2005), fueron todas en blanco y negro, ya en Con el empeine al revés empezó a trabajar las tonalidades del rosa, y Piel de vaca, a todo color.

Cirenaica Moreira Singular poética desde la fotografíaSon, por demás, series temáticas, cada una determinada en líneas de su interés, pero que sin dudas están entrelazadas unas con otras, muy centradas en ese elemento que los críticos han reconocido en gran medida como un discurso de género, dado que siempre habla del papel de la mujer, la presencia femenina, explícita o aludida.

Algunas de las piezas creadas por Cirenaica están incluidas en colecciones públicas y privadas, entre ellas la Biblioteca Nacional y la Fototeca de Cuba; Le Flles du Calvaire Gallerie, París; New York Art Museum; University of Virginia, Jordan Schniczer Museum of Art University of Oregon Lehigh University Art Gallery Pennsilvania Center for Cuban Studies; Fundación Arte Viva, Río de Janeiro; Mabel Suero de Gonzáles, España, y Graciela Crivelli, Argentina.

A los que han seguido su trayectoria no les debe parecer exagerado afirmar que Cirenaica Moreira, con su discurso visual provocador, desprejuiciado y reflexivo, ha logrado conquistar un espacio dentro del mundo de la fotografía cubana y se ha convertido en una de las fotógrafas más interesantes de la actualidad.