Cuba presente en el arte introspectivo de Onelio Larralde

Cuba presente en el arte introspectivo de Onelio Larralde

Artes Visuales

Por Danay Galletti Fotos: Pablo Larralde

La obra del artista cubano Onelio Larralde constituye un cuestionamiento de la realidad. Incluso él se define como un cineasta que pinta inspirado en la soledad del hombre y sus retos y con la constante de reflejar lo que no puede ver o lograr en las películas.

Coloca al ser humano como centro del cuadro desde elementos como el rostro, líneas, trazos expresivos fuertes, muestra mayor interés por la figura triste, pensativa, dormida frente a su entorno o destinada a morir en su ciudad.

Cuba  presente en el arte introspectivo de Onelio Larralde “No reflejo las urbes, pinto a la gente que la habita, algún mueble vinculado con la historia y manejo la paleta en una gama media, sin estridencias, aunque prefiero los tonos grises y apagados, en dependencia de las necesidades expresivas. Mi obra comienza en rojo y termina en negro”, expresa.

Para trabajar elige los espacios cerrados, donde el aire no perturbe la conformación de una pieza pictórica, lo moleste o mueva las cosas. También selecciona la noche. “Hay que crear donde se pueda, en ese aspecto soy poco exigente. A veces escucho música, otras no”.

Cuba está presente en toda su obra, aunque, como afirma, no dibuje palmas, montes o playas. Define entonces a la nación caribeña como un lugar introspectivo y solitario.

“No soy un artista optimista. Veo un país triste y preocupado y ese es el que pinto. El propósito de mi arte es la comunicación y si el mensaje le llega a alguien, pues para él se realizó esa creación”, advierte.

Formado como director de arte y diseñador de producción, Larralde intervino desde esa especialidad en producciones cinematográficas como Hacerse el sueco, de Daniel Díaz Torres; Lista de espera, de Juan Carlos Tabío, Hormigas en la boca, de Mariano Barroso.

También participó en otras producciones como Una rosa de Francia, de Manuel Gutiérrez Aragón; Camino al Edén, de Daniel Díaz Torres; El acompañante, de Pavel Giroud; Lisanka, de Daniel Díaz Torres, Guantanamera, de Juan Carlos Tabío y Tomás Gutiérrez Alea, entre otras.

En el cine y el diseño escénico sucede diferente. La escenografía de teatro posee un objetivo informativo clarísimo y el lenguaje cinematográfico depende de mi trabajo para transmitir o lograr determinada comunicación. Cuando pinto, sin embargo, lo hago para enviarme el mensaje “a mí”, concluye.

 

Onelio Larralde
Telef: +53 5264 6650
Correo: artone118@gmail.com
Instagram: @onelio_Larralde
Facebook: Onelio Larralde