Resultados alentadores de vacuna Abdala de Cuba en ensayo pediátrico

Resultados alentadores de vacuna Abdala de Cuba en ensayo pediátrico

Salud y Medicina

Cubaplus Magazine

 La vacuna antiCovid-19 de Cuba, Abdala, demostró resultados preliminares alentadores en los más de 500 niños que participaron en el ensayo clínico Ismaelillo en niños de tres a 18 años en Camagüey, trascendió hoy.


"Concluyó con éxito el estudio clínico pediátrico Ismaelillo con la vacuna Abdala y revela resultados preliminares alentadores", publicó en Twitter el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), a cargo del inmunógeno.


La investigadora principal de los estudios con esa vacuna, Sonia Resik, destacó que más del 80 por ciento de los eventos adversos reportados en los pequeños vacunados fueron leves y el resto de los indicadores eran comparables a los datos obtenidos en adultos, lo que demuestra que es efectiva.


Durante la investigación se emplearon dos formulaciones con potencias de 25 y 50 microgramos de la vacuna Abdala, en un esquema de 0-14-28 días.


Si bien durante el transcurso del estudio hubo que excluir a 45 de los pequeños seleccionados, porque enfermaron de Covid-19 en casa, se logró completar el número total para terminar el ensayo, que fue de 547 voluntarios, señaló la también jefa del Departamento de Virología del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí.


"Solo falta el visto bueno del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos, autoridad reguladora que comprobó las condiciones de calidad durante el ensayo y revisar los informes como paso clave para solicitar el autorizo de uso de emergencia del fármaco en la población infantil", añadió.


Puntualizó, además, que la selección de Camagüey para el estudio Ismaelillo respondió entre otras razones a la experiencia de más de 20 años en ese tipo de investigaciones, la preparación y calificación del personal, así como el dominio de buenas prácticas clínicas necesarias para alcanzar los objetivos propuestos.


Abdala obtuvo desde julio la autorización para el uso en emergencia, tras demostrar una eficacia de un 92,28 por ciento en la prevención de la enfermedad sintomática de Covid-19.   

También probó una efectividad del 90 por ciento en pacientes graves afectados por el virus SARS-CoV-2, virus causante de ese padecimiento.


No debe confundirse eficacia con efectividad, pues la primera se determina en el escenario de estudios clínicos, es decir, en condiciones ideales de investigación; mientras la efectividad se analiza en las circunstancias de la vida real, aclaró la directora general del CIGB, Marta Ayala.

(Tomado de Prensa Latina)