Cuba hacia el oriente

Cuba hacia el oriente

Destinos

Texto y Fotos: Publicitur

El este de Cuba es de una naturaleza imponente e inspiradora. Sus paisajes son todo un espectáculo.

01-cuba-oriente-01.jpgCuando se habla del oriente cubano se alude a la historia de la nación desde su comienzo y es que el encuentro del viejo mundo con la isla se produjo, justamente, por estas tierras: Colón desembarcó en 1492 por Bariay, una bella ensenada de la provincia de Holguín.

Pero, comencemos nuestro paseo por Camagüey, una de las siete ciudades más antiguas de Cuba. Su centro histórico forma parte de los 13 Patrimonios de la Humanidad que posee la isla y, además de su arquitectura sorprendente, esta región cuenta con excelentes refugios de sol y mar. Sus playas son serenas y cálidas, y en ellas la estancia se torna en placer estupendo. De todas, la más famosa es Santa Lucía, en la costa norte de la provincia, poseedora de una bien conservada barrera coralina, contada entre las más extensas del área del Caribe y excelente para la práctica del buceo.

01-cuba-oriente-02.jpgBuscando el sol naciente, arribamos a Las Tunas, la ciudad de las esculturas y el verso donde, cada año, se celebra la tradicional Jornada Cucalambeana y el Festival Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado, eventos en el que artistas y cultivadores del género se unen para disfrutar de literatura y música. Para admirar la naturaleza tunera hay que visitar Playa Covarrubias, un espléndido balneario al norte de la provincia, ideal para una intensa jornada de sol y mar, con buceo incluido.

Continuando camino, llegamos a Holguín, provincia de privilegios naturales, “…la tierra más hermosa que ojos humanos vieran…”, así la describió Colón, al desembarcar por las costas de Bariay. Y es que sus altas cumbres, exuberantes llanuras y playas de suaves arenales, conforman un espectacular paisaje. Holguín cuenta, entre sus atractivos, con el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, Patrimonio de la Humanidad y magnífico espacio natural para quienes aman el turismo ecológico. Y para disfrutar del mar holguinero: Guardalavaca y Playa Esmeralda.

01-cuba-oriente-03.jpgOtra joya del oriente cubano es Cayo Saetía, un fascinante islote, cercano a Holguín, considerado Reserva Natural por la variedad de especies animales en estado salvaje y su notable biodiversidad florística. Su ribera inspira y la plataforma marina que rodea al cayo ofrece un panorama propicio para quienes disfrutamos de las actividades subacuáticas.

Al suroeste, hallamos a Granma, provincia de extraordinarios contrastes, en la que enamora todo: imponentes farallones, extensas llanuras, playas acogedoras, saltos de agua, arrecifes coralinos e impresionantes cuevas, como las de Samuel y Fustete. Su cabecera provincial, Bayamo, es la segunda más antigua urbe del país y posee una historia asombrosa.

Cuna de la nacionalidad cubana, en Bayamo nació y se entonó por vez primera el Himno Nacional de la isla y fue la capital de la República en Armas. Su más añeja y disfrutable tradición son los paseos en coches tirados por caballos, gratos recorridos a la usanza de los siglos XVI, XVII y XVIII, alrededor de lugares y espacios relevantes, una experiencia memorable.

01-cuba-oriente-06.jpgY en camino, llegamos a Santiago de Cuba, la más caribeña de las ciudades cubanas. Su fama de alegre y cosmopolita la convierten en punto de recalo de muchos visitantes que, una vez que la conocen, siempre regresan. Santiago posee la casa más antigua del continente (S. XVI), considerada la única de su tipo que aún se preserva en la América hispana. La vivienda fue residencia del gobernador Diego Velázquez de Cuéllar y en la actualidad resguarda el fascinante Museo de Ambiente Histórico de la ciudad. En la urbe, hablar de música entusiasma, en esta tierra melodiosa nacieron el son, el bolero, la trova tradicional y la contagiosa y divertida conga santiaguera.

Por último, la Ciudad Primada de Cuba: Baracoa, tierra asombrosa, fundada en 1512. Una pequeña villa colonial con espíritu provinciano y costumbres centenarias que han sobrevivido en el tiempo. Su naturaleza es una de las más encantadoras de Cuba. Y para los que gustan de indagar en los orígenes, Baracoa posee más de 60 sitios arqueológicos que hablan de los taínos, antigua civilización que habitaba la zona.

Si ha decidido visitar Cuba, lléguese al oriente, verá compensado su viaje. Tan solo hay algo que le quedará inconcluso… los deseos, los deseos de quedarse por más tiempo, pero que eso no lo detenga, disfrútelo todo. Al final de sus vacaciones estará satisfecho, además, siempre está la oportunidad de volver.